Blog

3/5/2022

Logística 4.0: la nueva tecnología también en almacenes

Los avances de la tecnología han dado lugar a la denominada “Cuarta Revolución Industrial”, un entorno en el que estas mejoras tecnológicas se han aplicado a distintos entornos de la producción y los servicios. La logística 4.0 constituye la manifestación de esta nueva forma de entender la industria, y hoy vamos a profundizar sobre ella (y su aplicación en el e-commerce) en el blog de Amphora.

Así es la logística 4.0: evolución de las tecnologías

Hasta hace no demasiados años la logística era vista como un problema necesario, un ineludible trámite destinado a entregar a los clientes los productos que han pedido. Sin más. Sin valor añadido. Sin “fantasías”, basándose en hacer lo que se puede y como se puede.

Sin embargo, el panorama actual es bien diferente. La aparición de tecnologías disruptivas como el IoT (Internet de las Cosas), el Big Data, los sistemas CRM y ERP o las comunicaciones por Bluetooth y RFID (radiofrecuencia) amplían sensiblemente el horizonte de posibilidades en los entornos corporativos.

En nuestros días podemos encontrar vehículos de reparto conectados a un sistema central de control del tráfico, que permiten a los clientes realizar un seguimiento de sus pedidos (tracking) casi en tiempo real.

Asimismo, las empresas pueden disponer de grandes cantidades de información (de sus clientes, del tráfico rodado, de los propios vehículos…) para manejarlas y encontrar patrones y relaciones entre ellos. La idea que subyace es la de mejorar la experiencia del cliente dando un valor que, hasta el momento, no era posible aportar.

La logística 4.0 no es otra cosa que la aplicación de nuevas tecnologías a los servicios logísticos, precisamente para darles ese nuevo enfoque, ajustarlos al nuevo paradigma de una productividad guiada por herramientas más eficientes y avanzadas.

No ha de entenderse tanto de un cambio de perspectivas como de una nueva forma de trabajar, aplicando avances tecnológicos para convertir la logística en un proceso lleno de valor en la cadena de suministro.

Cuáles son los objetivos de la logística 4.0

1. Mejorar la toma de decisiones

La información es poder. Esta afirmación se carga de sentido en este nuevo escenario: los datos recopilados y tratados ayudan a la empresa a comprender cómo está siendo su rendimiento y cómo puede mejorarlo.

Tales mejoras comprenderían cómo se puede dar un mejor servicio, o de qué forma se puede agilizar un proceso o una entrega. Y todo con base en los datos reales recabados, no a partir de conjeturas o especulaciones.

2. Mejorar la experiencia del cliente

Un cliente no estará satisfecho si su pedido no llega a tiempo, si no tiene información de dónde está o cuándo espera recibirlo, o si no sabe nada del estado de su devolución en varios días. Estos hechos son más propios de épocas pasadas en las que la logística no contaba con el respaldo tecnológico actual.

Las tendencias en el sector de la logística incluyen la utilización de aplicaciones informáticas para gestionar en tiempo real todos los aspectos relacionados con el almacén y los transportes.

3. Dar dinamismo a los procesos logísticos

Los procesos logísticos son farragosos por su propia naturaleza y, desde luego, así seguirán siendo si no cuentan con el apoyo de herramientas tecnológicas que contribuyan a agilizarlos.

La tecnología que se aplica en la logística 4.0 influye directamente en estos procesos, acortándolos, dinamizándolos o agilizándolos hasta límites insospechados hace pocas décadas.

4. Integrar la cadena de suministro

Todos sabemos que en los servicios logísticos intervienen muchas partes distintas: transportistas, departamento de Tráfico, proveedores, clientes, operarios de almacén, hubs logísticos…

Precisamente la logística 4.0 propicia un punto de encuentro entre todos los intervinientes, integrándolos en unos cauces de comunicación casi inmediatos. Cada actuación tiene una repercusión en la cadena, y todos los que intervienen en los procesos pueden seguirlos sin que haya pérdidas de información o malentendidos.

5. Evitar pérdidas de productos

Las herramientas tecnológicas aplicadas a la logística 4.0 dotan de un control muy preciso a todas las partes que intervienen, reduciendo drásticamente la posibilidad de que un producto se extravíe o no llegue a tiempo. Todos sabemos que el proceso de entrega es la “punta del iceberg” de los servicios logísticos, es lo único que ve el cliente, pero es a su vez lo que evalúa el éxito o el fracaso, la eficiencia o la ineficacia de dicho servicio.

Con un control tan exhaustivo sobre los procedimientos y el flujo de trabajo y de mercancías, será altamente improbable (por no decir casi imposible) que estas se extravíen o retrasen. ¡Un punto más a favor de un servicio de calidad a los clientes!

 

Las características de la logística 4.0 la convierten en una nueva forma de entender el sector, de aprovechar las tecnologías para dotar a los servicios logísticos de un valor que hasta ahora no podían dar. Desde Amphora podemos ayudarte a aplicar los principios de la logística 4.0 en tu e-commerce. ¿Empezamos?