Blog

11/4/2022

Pago contra reembolso: cómo gestionarlo en tu e-commerce

El pago contra reembolso fue una de las modalidades más elegidas antes del auge de las nuevas tecnologías. Supone una gran comodidad para el destinatario de un envío, pero también puede ser un engorro para vendedores y transportistas. Hoy, en Amphora, vamos a ver qué significa pago contra reembolso, qué ventajas tiene y cómo hay que gestionarlo.

Cómo es el pago contra reembolso

El significado del pago contra reembolso es pagar la mercancía cuando llega al destinatario. Es el propio comprador quien efectúa el pago (en efectivo o con tarjeta) al transportista justo en el momento de la entrega de su pedido.

Posteriormente, es la agencia de transportes quien transfiere los fondos al proveedor (emisor de la mercancía), normalmente añadiendo un recargo financiero por el servicio.

Puede que a los menos jóvenes les suene este concepto de aquellos anuncios de La Tienda en Casa, que finalizaban así:

“Puede pagar contra reembolso, con tarjeta de crédito o con la tarjeta de compra de El Corte Inglés”.

La gran cantidad de medios de pago que existen en la actualidad (incluyendo modalidades modernas como PayPal o Bizum) tienen una cosa en común: al comprar un producto, el pago se realiza siempre por adelantado.

Cuando se efectúa un pago contra reembolso se está invirtiendo el orden habitual del proceso de compra: el cliente realiza un pedido, el proveedor prepara la mercancía y el transportista lo lleva a su destino. Todo sin que el destinatario o cliente haya desembolsado todavía ni un céntimo.

Esta forma de pago tuvo su sentido en una época en la que no existían las tecnologías de hoy y, en cierto modo, cubre las necesidades de los clientes más reticentes a la adopción de pagos online.

Es cierto que la seguridad de estos pagos se ha ido incrementando notablemente con el tiempo, pero siempre hay alguien que recela de posibles estafas. No en vano, existen muchas plataformas fraudulentas de e-commerce que cobran por adelantado los pedidos y luego no entregan nada.

Por consiguiente, y aunque no goce de mucha popularidad en nuestros días, los pagos contra reembolso garantizan a los clientes que aquello que compran se ajusta a lo que han pedido. Y, desde luego, se previenen de ser víctimas de fraudes por parte de falsos proveedores.

Claves para gestionar el pago contra reembolso en un e-commerce

Detallar el importe exacto sin errores

Cuando un cliente realiza un pedido en una tienda online, siempre sabe (o debería saber) con total exactitud cuánto dinero va a tener que desembolsar.

Esta información debe ser trasladada a la agencia de transportes para que el mensajero, en el momento de la entrega, la valide con el destinatario y proceda al cobro.

Cuidado con las cantidades elevadas

A nadie le gusta “andar por ahí” con grandes sumas de dinero en efectivo encima. Y a las empresas de transporte, obviamente, tampoco. Por ello, este método tan seguro para el cliente no necesariamente lo es para los transportistas ni para los proveedores.

De hecho, existe un riesgo real de que los pagos contra reembolso en efectivo no lleguen nunca al proveedor de la mercancía, casi siempre porque el transportista haya sufrido un atraco durante el trayecto de vuelta.

Atención al margen comercial

Para responder a estas posibles contingencias es habitual que las agencias de transporte contraten un seguro que cubra la custodia de dinero en efectivo por parte de los mensajeros. Este seguro encarece inevitablemente el coste del transporte.

Y aunque el transportista lleve consigo un datáfono para permitir el pago con tarjeta (algo mucho más habitual en la actualidad), las agencias también emiten un recargo por el servicio de pago contra reembolso a sus proveedores.

Ventajas de ofrecer el pago contra reembolso en tu e-commerce

Dar la opción a tus clientes de pagar contra reembolso incentivará las ventas de tu tienda online, especialmente entre el público más reacio a utilizar medios de pago en línea o, simplemente, entre los que menos confíen en los modelos de e-commerce.

El mero hecho de que no obligues a realizar un pago por adelantado mejorará la reputación de tu tienda online, y nadie te podrá asociar jamás con prácticas fraudulentas o intentos de estafa. En otras palabras: te estarás ganando la confianza de tus clientes.

En paralelo, reducirás tu índice de devoluciones. El cliente, al pagar en el momento de la recepción, puede cerciorarse de que lo que ha recibido es justo lo que ha comprado. Y, por consiguiente, quedará más satisfecho con el servicio.

 

Desde Amphora te recomendamos que, si decides incorporar la modalidad de pago contra reembolso en tu e-commerce, te cerciores siempre de compartir los datos del pedido con total precisión con la agencia de transportes. Huelga decir que tendrás que considerar ese sobrecoste por el servicio cuando calcules los márgenes que apliques a los productos que vendas.