Blog

14/3/2022

Qué es la consolidación de pedidos y sus fases

Se entiende por consolidación de pedidos al proceso de combinar distintos lotes de mercancías en uno solo de cara a realizar el mínimo número de envíos posibles a los destinatarios y, por lo tanto, reducir los costes logísticos. Desde Amphora vamos a analizar en qué consiste la consolidación de mercancías, qué etapas comprende y qué beneficios presenta para las empresas de distribución.

Qué es la consolidación de pedidos en un almacén

La consolidación de mercancías es un procedimiento logístico que tiene por objeto agrupar las cargas procedentes de distintos proveedores, y así crear una única expedición para entregar las mercancías a los clientes.

La idea gira en torno a establecer una única ruta de transporte con el fin de evitar desplazamientos innecesarios. Los operarios cogen todos los artículos que deban salir del almacén siguiendo la misma ruta y los preparan, etiquetan e incorporan en la expedición.

Este trabajo suele realizarse en un almacén de consolidación, el lugar donde se agrupan las cargas y desde donde parte la mencionada expedición. Tales almacenes son lugares que cuentan con elevados índices de automatización, y son imprescindibles para realizar la distribución de cargas con estas características.

Las expediciones consolidadas pueden tener como destino otro centro logístico de consolidación, desde donde partirán otras expediciones para hacer llegar las mercancías a sus destinatarios finales.

También es habitual que la carga consolidada inicie una ruta que se descomponga en varias paradas, pero tales paradas casi siempre son otros almacenes, ya que deben contar con la infraestructura de muelles de carga y capacidad de almacenamiento para recoger los lotes de mercancía.

Este proceso es muy común tanto en los negocios B2C como en los B2B. Es frecuente que las empresas mayoristas hagan uso de la consolidación de pedidos de forma habitual en su operativa diaria, pero no es una ventaja de la que se puedan beneficiar exclusivamente las grandes corporaciones.

Supongamos un e-commerce B2B con almacén propio: el proceso de consolidación tendría una incidencia directa en la rentabilidad del negocio, de forma que la empresa agrupe las cargas y las distribuya a los almacenes de sus clientes.

Fases de consolidación

1. Recepción

El almacén de consolidación recibe las mercancías procedentes de distintos proveedores y se procede a la descarga de los bultos.

2. Manipulación

Los operarios registran y catalogan las cargas recibidas antes de ser almacenadas temporalmente. Los bultos se pesan, marcan, embalan y clasifican en función de sus características y de sus destinos finales.

3. Almacenamiento

Estas cargas deben ser almacenadas temporalmente después de ser clasificadas, y hasta que alcancen el volumen necesario para ser incluidas en un envío conjunto. Esta etapa se repite en sucesivas ocasiones a medida que se sigue recibiendo mercancía.

4. Reagrupación

Una vez que se alcanza el volumen adecuado de pedidos de distintos proveedores, los operarios construyen el lote único de mercancía para la expedición, y lo acompañan de los documentos identificativos pertinentes.

5. Expedición

La unidad de transporte recibe la carga y sale en ruta para realizar la entrega en el centro logístico de consolidación o en el cliente final.

Cuáles son las ventajas de la consolidación de pedidos

Minimiza los costes de transporte

Mediante la consolidación de pedidos se unifican las cargas de los distintos proveedores en una sola expedición.

Esto implica necesariamente una reducción de costes que afecta tanto al tiempo de los transportistas como al propio uso de los camiones.

Optimiza el espacio de carga

La consolidación de mercancías hace que los transportes viajen más llenos, evitando posibles situaciones en las que se completen recorridos sin haber completado toda su capacidad de carga.

Asimismo, se consigue aprovechar mejor el espacio disponible en los distintos almacenes por los que pasa la mercancía.

Permite ofrecer un mejor servicio logístico

Al agrupar las cargas se consigue que las entregas sean más frecuentes, y se abre la posibilidad a que lleguen más existencias en menos expediciones.

Por otra parte, la agrupación de mercancías conlleva que los productos pequeños con características similares alcancen un número mayor de rutas.

Abre la puerta a economías en escala

En logística se tiende a pensar que los costes del transporte serán más elevados cuanto mayor sea el volumen de la carga que se gestione. Esta relación de proporcionalidad no siempre es tal, puesto que las expediciones a media carga suelen ser más caras que los transportes que viajan completos.

Por consiguiente, se consigue democratizar el acceso a unas mejores condiciones logísticas, de forma que no sean solo las grandes empresas quienes puedan beneficiarse de ello, sino también PYMES que desarrollen actividades de distribución de mercancías.

 

La optimización de los recursos logísticos y de transporte, así como la máxima calidad del servicio, son claves para el correcto desarrollo de un negocio de e-commerce. Por consiguiente, la consolidación de pedidos es una de las especialidades que ofrecemos en Amphora a nuestros clientes como parte de nuestra propuesta de valor.