Blog

14/2/2022

Qué es un centro logístico y por qué lo necesitas

¿Sabías lo que es un centro logístico? Hoy, desde Amphora, te vamos a invitar a que nos acompañes en un viaje hacia uno de los elementos centrales de nuestro trabajo diario. Te vamos a explicar qué es el centro logístico, qué tipos de centros de transporte y logística existen y cuál es la importancia de los centros de distribución para las empresas (atendiendo, por supuesto, a sus principales ventajas).

Qué es un centro logístico

A menudo, el concepto de almacén y de centro logístico suelen ser utilizados indistintamente, no solo por el gran público, sino por los propios profesionales del sector. La realidad es que no son lo mismo. ¿Por qué?

Los centros logísticos son espacios físicos (de mayor o menor tamaño) que aglutinan las funciones de almacenamiento, transporte y distribución de existencias frente al exclusivo propósito de almacenaje, que queda circunscrito al ámbito de un almacén (como su propio nombre indica). Además:

  • Suelen estar formados por varias empresas colaboradoras que confluyen en la misma zona, de forma que cada una se dedica a un cometido distinto dentro de la cadena de valor.

  • Se conectan con un mínimo de dos sistemas distintos de transporte: lo más habitual es que se utilicen para envíos intermodales por tierra (ferrocarril y carretera).

  • Son regentados por una promotora que coordina las actividades de las distintas empresas y buscar las sinergias de negocio para que todos los intervinientes salgan beneficiados de esta compartición de espacio y recursos.

Tipos de centros logísticos

ZAL (Zonas de Actividad Logística)

Estas áreas están dedicadas principalmente a la actividad portuaria (fluvial o marítima), y a conectarla con otras formas de tránsito (terrestre, prácticamente en su mayoría). En las ZAL suelen confluir empresas que se dedican a distintos aspectos de la cadena de valor de la logística.

Los puntos fuertes de estos tipos de centros son:

  • Su ubicación zonas cercanas al mar, de forma que pueden acoger un gran volumen de tráfico portuario.

  • A su vez, cuentan con excelentes conexiones ferroviarias o por carretera, para facilitar la recepción y el envío de mercancías a multitud de puntos geográficos distintos.

Son muchas y diferentes las industrias que se valen de las ZAL para llevar a cabo sus operaciones de importación / exportación, de las que se benefician tanto los mercados nacionales como los internacionales.

CIM (Centros Integrados de Mercancías)

A simple vista, puede parecer que un CIM y una ZAL son semejantes. El aspecto que diferencia a ambos tipos de centros logísticos es que en los CIM solo tiene lugar el tráfico terrestre, concretamente el transporte por carretera.

Por lo demás el funcionamiento es análogo al de una ZAL: tienen lugar distintas actividades de transporte, distribución y logística, y confluyen varias empresas que aportan cada una su porción de valor añadido.

Hubs logísticos

El concepto de hub (nodo) logístico es algo diferente, pero complementario al de la ZAL y al del CIM. Estos nodos también ocupan grandes superficies de terreno y se emplazan estratégicamente a lo largo de distintas rutas habituales de transporte terrestre, de modo que actúan como puntos intermedios para entregas y recogidas de mercancía distribuida por carretera o ferrocarril.

En los hub también confluyen distintas empresas vinculadas en la cadena: con un funcionamiento similar, estos centros logísticos sirven para redirigir el tráfico terrestre y optimizar los recursos de transporte y almacenaje.

Además, los hub logísticos son el mejor lugar para que las distintas figuras que intervienen en los procesos puedan dar valor añadido a la cadena, ya que cuentan con tecnologías, infraestructuras y capacidades optimizadas.

En estos centros, en ocasiones, las empresas pueden aportar valor produciendo o manipulando los productos: cuando esto no tiene lugar y se preserva tal cual la integridad de las mercancías, estaríamos hablando de plataformas logísticas.

Cuáles son las ventajas de contar con un centro logístico y de distribución

Servicio más flexible y fiable

El valor que dan los centros logísticos a la cadena de distribución se palpa en el universo de posibilidades que se abren para las empresas que contratan estos servicios. La externalización logística persigue, precisamente, dar un plus de fiabilidad en los envíos y recepciones de mercancía.

Entregas más rápidas

Gracias a estos centros, las empresas cuentan con mejores capacidades de respuesta para satisfacer plazos de entrega más cortos. Gracias a sus óptimas ubicaciones geográficas se consiguen reducir los tiempos de tránsito de las mercancías.

Ahorro de costes

La actividad que se desarrolla en los centros logísticos permite a las empresas optimizar sus costes de almacenamiento, logística y transporte. Los productos pasan menos tiempo en el almacén y los transportes evitan recorrer distancias innecesarias.

 

No cabe duda de que los centros logísticos, en sus distintos tipos y con sus diferentes propósitos, contribuyen a optimizar todas las operaciones de compraventa y aprovisionamiento de productos. Ahora que sabes qué es un centro logístico, quizá te interese conocer la propuesta de valor de Amphora. ¿Hablamos?