Blog

11/29/2021

Tienda física vs. tienda online

La supresión de trabas al libre comercio ha dado pie a que muchas empresas busquen vender sus productos en mercados extranjeros. Además, las facilidades que otorga la tecnología han permitido la proliferación del e-commerce. Sin embargo, el modelo tradicional de tienda física sigue teniendo fuerza y razones de ser. En Amphora comparamos los modelos de tienda física vs. tienda online, y analizamos las ventajas de cada uno de ellos.

Ventajas de tener una tienda online

1. Alcance geográfico

Una de las grandes ventajas de una tienda online es su capacidad de llegar a consumidores que residan en cualquier parte del mundo. Las probabilidades de conseguir clientes se multiplican de forma natural, ya que el usuario solo necesita de un dispositivo y una conexión a Internet para realizar sus consultas y transacciones.

2. Amplia gama de productos

Por consiguiente, los consumidores pueden acceder a una gama mucho mayor de productos que la que normalmente encontrarían en comercios físicos. Por lo tanto, será más probable que un consumidor encuentre antes lo que quiere buscándolo en algún e-commerce.

3. Adaptación a nuevos hábitos de consumo

La generalización de uso de Internet ha modificado los hábitos de compra de muchos clientes, y la red se convierte en su primera referencia para realizar consultas. Una tienda online puede recoger la intención de búsqueda de un consumidor y convertirla en una venta, sin que este tenga que buscar la información del producto y su compra por medios distintos.

4. Rentabilidad

La gestión de un comercio electrónico es más barata porque se reducen los costes estructurales. Basta con invertir en una plataforma de venta online y en campañas de marketing digital. Se pueden centrar los esfuerzos en tareas de gestión y estrategia, y prescindir incluso de mantener un almacén propio si se elige la modalidad de dropshipping.

5. Competitividad en precios

La drástica reducción de los costes estructurales conlleva que los productos que se vendan a través de plataformas de comercio electrónico puedan tener mejores precios que las grandes superficies o los negocios físicos. Por consiguiente, las empresas que utilicen el e-commerce tendrán siempre el factor del precio como ventaja competitiva.

6. Amplitud horaria

Las tiendas online "abren" las 24 horas del día durante los 365 días del año. Ningún e-commerce cuelga el cartel de "cerrado por vacaciones", lo que facilita enormemente a los usuarios la experiencia de compra, al no ceñirles a unos horarios para realizar sus consultas o adquisiciones.

Ventajas de tener una tienda física

1. Tratamiento cercano y personal

Por el contrario, un aspecto en el que salen perdiendo las ventas online vs. las ventas en tienda es en el tratamiento personalizado. Los empleados que atienden a los clientes presencialmente pueden asesorarles para que encuentren el producto que mejor se adapte a sus necesidades. Este es un factor determinante para clientes que no tengan claro lo que quieren o lo que necesitan.

2. Valor añadido

Estos empleados también pueden agregar valor a la labor comercial, como proporcionar muestras del producto y posibilidad de realizar pruebas previas a la compra, algo inexistente en la modalidad de comercio electrónico. No hay que subestimar la importancia que tiene poder tocar o probar un producto antes de adquirirlo.

3. Mayor satisfacción del cliente

En ocasiones, hacer compras en ciertos comercios online requiere de un acto de fe por parte del consumidor, que no sabe realmente lo que ha comprado hasta que le llega el producto. Las compras en tiendas físicas tienen un índice mucho menor de devoluciones, y es más fácil que los productos adquiridos en estos comercios satisfagan las necesidades de los clientes.

4. Ventas complejas

Siguen existiendo muchos productos o servicios que no pueden ser contratados por Internet, ya que la complejidad inherente al proceso de venta lo imposibilita. Es el caso, por ejemplo, de viviendas o automóviles; las empresas pueden valerse de un sitio web para promocionar los productos, pero no para completar las transacciones comerciales. Además, ¿quién adquiriría un coche o un piso sin haberlo visto, tocado o probado antes?

5. Impacto en el ámbito local

Los negocios basados en tiendas físicas siempre cuentan con la ventaja de poseer una elevada repercusión en su ámbito geográfico, gracias a la visibilidad que tienen de cara a la comunidad local. Las famosas tiendas de barrio son y siguen siendo puntos de referencia en muchos distritos de nuestro país, por no mencionar la todavía extendida cultura de compra en grandes superficies genéricas o especializadas.

6. Fidelización del cliente

Todos los puntos anteriores coinciden en una última ventaja. Para una tienda física, es más fácil retener a un cliente, ya que la confianza que se puede ir generando con él siempre será mayor que la que ofrece un sistema de compras online.

Ahora te corresponde a ti tomar parte en la disyuntiva entre tienda física vs. tienda online para la distribución de tus productos. Si te ha convencido el formato de comercio electrónico, desde Amphora te ofrecemos todo el asesoramiento que necesitas para la logística de tus envíos.